¿Sabes qué es la fotografía boudoir?

¿Sabes qué es la fotografía boudoir?

¿Sabes qué es la fotografía boudoir? La última tendencia en fotografía

El término boudoir se utiliza para un tipo especial de fotografía. Tiene su origen en el idioma francés y proviene del término: bouder que significa: tocador.

En este orden de cosas, un boudoir es un pequeño salón tocador ubicado entre el comedor y el dormitorio. Es utilizado como vestidor, pero también para realizar actividades tales como: dormir, relajarse y leer, entre otras.

Fue el marqués de Sade quien, en su obra La Philosophie dans le boudoir, hizo popular esta habitación que se utilizaba principalmente como espacio para conversaciones íntimas de las mujeres. A partir de la aparición en su obra es que el término obtiene una oscura reputación.

¿Fotografía boudoir? ¿De qué se trata?

La fotografía boudoir hace referencia al tipo de imágenes en las que mujeres lucen lencería fina y sensual, y siempre están enmarcadas dentro de un entorno íntimo. Se trata de ofrecer una perspectiva en la que la mujer se vea a sí misma especialmente atractiva.

Hay que tener presente que no todos los books de fotos son boudoir aunque pretendan llamarse a sí mismos de esta manera.

Como hemos dicho anteriormente, boudoir significa “salón tocador” y como tal, esta fotografía tan especial hace gala de esos momentos personales e íntimos en los que las mujeres se arreglan para lucir toda su belleza. Incluso, pueden mostrar desnudos, pero siempre han de estar dotados del mayor buen gusto y elegancia.

El principal objetivo de esta clase de fotografía es el de obtener el mejor aspecto posible de la modelo, pero plasmando un aspecto concreto de su personalidad. Se trata de un retrato especialmente pensado para mostrar una faceta específica de quien está posando.

Vale decir que es un tipo de fotografía muy extendida en varios países del mundo y está comenzando a cobrar un gran auge en España en estos últimos años.

¿Qué características ha de tener una foto para considerarse boudoir?

  • La mujer debe lucir lencería o prendas íntimas relacionadas.
  • La modelo debe mostrarse ajena a las cámaras.
  • El posado debe ser absolutamente natural, delicado y sensual.
  • El maquillaje tiene que ser suave, nada de exageraciones.
  • Se pretende insinuar y no exponer partes del cuerpo explícitamente.
  • Las tomas se realizan en lugares íntimos como el dormitorio o el baño.
  • La luz ha de ser lo más natural posible; incluso si es artificial debe parecer natural.
  • El contraluz es indispensable para ocultar detalles y para realzar la silueta de la modelo.

En definitiva, la imagen debe ser sensual y no sexual. La línea entre una cosa y la otra es tan delgada, que la calidad del fotógrafo juega un papel primordial. Asimismo, la modelo ha de aportar con su actitud, ese toque de dulzura y glamour que transforme la fotografía en una verdadera boudoir.

¿A quién debe atraer la fotografía boudoir?

En un principio podría pensarse que la fotografía de una fémina luciendo lencería íntima debería atraer a los hombres. Lo cierto es que, si son comerciales, se trata de fotos dirigidas a mujeres que gusten de la lencería.

Las poses sensuales y nada agresivas de una foto boudoir, definitivamente no están especialmente dirigidas al mercado masculino.

El perfil de las mujeres y el boudoir:

  • Novias que deseen guardar en el recuerdo su lencería de boda.
  • Mujeres embarazadas que anhelen mostrar la ternura que inspiran sus formas.
  • Madres que han dado a luz recientemente y necesitan volver a la sensación de poseer un cuerpo atractivo.
  • Mujeres que han pasado por una enfermedad y quieren lucir su cuerpo sin estigmas.
  • Deportistas que necesiten mostrar su forma física con fines profesionales.
  • Mujeres que deseen tomarse fotografías para sorprender a sus parejas.

La fotografía boudoir y las bodas

Una de las fotos que más se está popularizando entre las novias es la estilo boudoir. La lencería nupcial es ideal para ser mostrada en las poses dulces y repletas de sensualidad tan propias de este tipo de imágenes.

Es una fotografía que quedará en el recuerdo más absoluto de quien tenga la posibilidad y la fortuna de verla.

¿Blanco y negro, o color?

Lo cierto es que es el color cuestión de gustos. El blanco y negro, y los tonos de grises lucen maravillosamente bien. Pero si el fotógrafo es profesional sabrá aportar una expresividad sin límites a la historia que desea contar a través de su arte.

En definitiva, si quieres tomarte fotografías especiales y que reflejen tu personalidad en un entorno sensual y repleto de encanto, esta es la indicada para ti.

Y tú, ¿te has tomado alguna vez una fotografía boudoir? ¿te gustaría tomarte una? ¿para qué lo harías?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *