Cómo lograr un posado fotográfico natural

Cómo lograr un posado fotográfico natural

Un posado fotográfico natural perfecto

Cuando se trata de hacer un buen posado fotográfico hay que pensar que obtendrás una imagen que te acompañará, muy posiblemente, de por vida.

Es que no se trata simplemente de poner una mirada sensual y morritos para creer que con eso ya tendrás la foto perfecta. Es necesario tomar muchas otras precauciones para que tus selfies se transformen en retratos que realmente impacten a quienes los vean.

Si aprendes a colocar cada una de las partes de tu cuerpo en relación con el tipo de fotografía que quieres conseguir, al escenario en el que te encuentras y a la luz que tienes disponible, el resultado que obtengas sorprenderá a tu audiencia y por qué no, puede significar un antes y un después para tu futuro como modelo o imagen de marca.

Como evitar imágenes antinaturales en tus fotografías

Define qué tipo de retrato quieres obtener

Lo primero que has de plantearte es qué tipo de fotografía deseas obtener. Es decir, cuál es el mensaje que quieres transmitir con la foto. Es con base en esto que girará todo lo demás, desde tu pose, tu mirada y tu gesto, la luz a utilizar y el escenario a elegir.

Por ejemplo, todo dependerá de si quieres lograr una foto que quede como recuerdo de una boda, si deseas lograr un efecto divertido o si quieres obtener una imagen casual e improvisada. Cuanto más claro tengas el objetivo mejor resultado obtendrás porque serás capaz de tomar mejores decisiones al posar o al pedir una pose.

Uno de mis consejos es que el fondo de la imagen sea lo más natural y simple posible, de modo tal que el contraste permita resaltar tu personalidad, que al fin y al cabo es lo que más importa.

Evita tensiones posturales

El cómo interactuar con el objetivo de la cámara es fundamental. La clave para no obtener gestos duros y antinaturales es empezar a soltarse y sentirse libre. Es posible que haga falta un tiempo de práctica para lograrlo y es cuando un fotógrafo profesional será de gran ayuda, sobre todo si el fotografiado no es un experto en el arte de posar.

El fotógrafo ha de aportar las indicaciones precisas para ayudarle a colocarse correctamente. Decirle hacia dónde debe dirigir la mirada, apuntar la barbilla, cómo levantar la cabeza para evitar la papada, cómo colocar brazos, manos y pies. Ha de evitar por todos los medios una pose rígida y de frente a la cámara. 

Una buena idea es la de hablarle permanentemente al protagonista de la foto para que se distienda y se sienta a gusto. Comentarios positivos, relajados y en lo posible graciosos harán que el fotografiado sonría de forma natural. Esa naturalidad se transmitirá a la imagen resultante.

El mejor ángulo suele ser el que queda al colocarse ligeramente de lado, pero con la mirada fija en la cámara. La cámara ha de ponerse a la altura de los ojos y no por debajo de los mismos. 

Un buen fotógrafo ha de buscar diferentes alternativas y pedir al fotografiado que cambie de posición permanentemente, ya que nunca se sabe dónde encontrará la mejor pose, aquella en la que el protagonista se sienta más a gusto.

La espalda recta y la mirada relajada

Este es el abc de una buena foto, aunque es mucho más fácil decirlo que lograrlo.

A medida que pasa el tiempo nos cansamos de posar y lo más común es comenzar a curvar un poco la espalda, bajar la cabeza y dejar los hombros caer.

Intentar mantener la espalda y el cuello erguidos, pero sin llegar a tensionarlos es una de las poses más complicadas de lograr, pero ahí se verá si el fotógrafo es un profesional o un improvisado. Que esto salga bien, depende de él y de sus conocimientos.

Por otra parte, la mirada ha de ser la protagonista de la foto. Conseguir que luzca natural y relajada es una de las claves para un buen posado. Evitar el pestañeo y hacer que se concentre dentro del objetivo dependerá del buen arte del fotógrafo.

Otra opción es mirar hacia un punto determinado sin inclinar la cabeza demasiado o sin levantarla excesivamente.

En definitiva, para lograr un buen posado fotográfico hay que conocer nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles para resaltar lo mejor y esconder lo que consideramos peor de nosotros mismos. 

¿Estás cerca de Barcelona y quieres que consigamos tu mejor foto juntos? ¡Escríbeme ahora mismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *